El Estrés Laboral y los Estresores Psicosociales

Los factores de riesgo que pueden provocar que el ajuste entre las capacidades, necesidades y expectativas de la persona, y los requerimientos exigidos por su puesto de trabajo no sea adecuado están directamente relacionados con las condiciones en que se organiza el trabajo, su contenido o las características en que se realiza la tarea, que tienen la capacidad de afectar tanto al bienestar o la salud (física, psíquica o social) del trabajador como al desarrollo de su trabajo.

Las exigencias psicológicas del trabajo, la autonomía para tomar decisiones y la oportunidad de desarrollarse profesionalmente, como también el apoyo de compañeros, superiores y de la propia empresa, harán que exista un mayor o menor riesgo de que el trabajador acabe desarrollando estrés.

Los factores de riesgo que pueden provocar que el ajuste entre las capacidades, necesidades y expectativas de la persona, y los requerimientos exigidos por su puesto de trabajo no sea adecuado están directamente relacionados con las condiciones en que se organiza el trabajo, su contenido o las características en que se realiza la tarea, que tienen la capacidad de afectar tanto al bienestar o la salud (física, psíquica o social) del trabajador como al desarrollo de su trabajo.

Las exigencias psicológicas del trabajo, la autonomía para tomar decisiones y la oportunidad de desarrollarse profesionalmente, como también el apoyo de compañeros, superiores y de la propia empresa, harán que exista un mayor o menor riesgo de que el trabajador acabe desarrollando estrés.

Algunas de las consecuencias del estrés laboral para las empresas son:

  • Mayor grado de absentismo (tramitación de bajas)
  • Abandono del puesto de trabajo (búsqueda de personal suplente, coste económico para la empresa..) o aumento de peticiones de cambio de puesto
  • Deterioro del clima laboral
  • Descenso del rendimiento, la productividad o la calidad de productos y servicios de la empresa
  • Aumento de accidentes laborales
  • Aumento de ineficacia y la des-coordinación
  • Descenso de la satisfacción por parte de los clientes

Respecto a la incidencia del estrés en el ámbito laboral, las estadísticas más recientes indican:

  • Según la encuesta de Calidad de Vida en el Trabajo (2002 MTAS) entre el 50% y el 60% del absentismo laboral está relacionado con el estrés.
  • La Organización Internacional del Trabajo (OIT) afirma que el coste de los problemas de salud mental relacionados con el trabajo representa el 3% del PIB de la Unión Europea.
  • De acuerdo con datos ofrecidos por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, aproximadamente 1 de 4 trabajadores europeos aseguran padecer síntomas relacionados con el estrés laboral. Se calcula que en 2002 el coste económico para la UE-15 fue de 20.000 millones de euros.

Existen diversos autores que clasifican dichos estresores según diferentes criterios, de forma resumida se agrupan en tres tipos:

  1. Estresores relativos a la Organización:
  • Jornada de trabajo (rotación de turnos, trabajo nocturno, alargamiento de la jornada, etc.)
  • Promoción y desarrollo de la carrera profesional
  • Comunicación y participación
  • Relaciones interpersonales

2. Estresores relativos a la Tarea:

  • Carga de trabajo excesiva o insuficiente
  • Ritmo de trabajo
  • Contenido de la tarea (“sentido” del trabajo)
  • Conflicto o ambigüedad de rol
  • Control sobre la tarea (nivel de autonomía) y grado de supervisión

3. Estresores relativos al Entorno Físico:

  • Condiciones ambientales (iluminación, ruido y temperatura)
  • Otras condiciones físicas del lugar de trabajo
  • Exposición a contextos físicos peligrosos
Para más información al respecto puede consultarse: MC Mutual. (2008). “Stop al estrés: cómo gestionar el estrés laboral”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.