Sobre mí

MDSC08471i nombre es Inés Mª Sierra Echave-Sustaeta nací en Barcelona. Siempre he sentido un profundo interés por el Ser Humano, lo concibo como un todo indivisible, cuerpo, mente y espíritu. Me apasiona comprender las múltiples interacciones que ejercen influencia sobre nosotr@s, los factores emocionales, neurobiológicos, intelectuales, sociales, culturales, y espirituales que nos ayudan a crearnos como personas individuales. Lo que sentimos y cómo lo sentimos determina en gran medida como vivimos nuestra realidad, al igual que nuestras ideas y creencias de cómo son las cosas y el mundo en el que vivimos. Son las experiencias vividas las que conforman cómo experimentamos nuestra vida actual. Por lo que con el ánimo de alcanzar un mayor bienestar en mi vida personal me adentré en la aventura de conocerme mejor a mí misma iniciando mis estudios en Psicología cuando tenía 23 años. Compaginé durante años mi carrera profesional en el mundo empresarial con mis estudios en Psicología y la práctica de artes marciales. Finalmente descubrí que la Psicoterapia y la enseñanza de artes marciales me hacían mucho más feliz que cualquier otro trabajo y actualmente trabajo como Psicoterapeuta (Nº Colegiada 21614) y maestra de artes marciales. Colaboro con el Insituto Alecés como Psicoterapeuta en su centro de Sant Cugat del Vallés. También colaboro como Psicoterapeuta del Psicoterapia & Trauma Institute y con EDUVIC como Psicoterapeuta en el Programa de Caixa Proinfancia.

 

La licenciatura me facilitó una amplia formación en Psicología Cognitivo-Conductual pero la necesidad de seguir formándome de una manera más experimental y el interés por realizar un servicio más humanitario me condujeron a la denominada Tercera Fuerza en Psicología, la Psicología Humanista. La cual se caracteriza por no estar enfocada exclusivamente en tratar a enfermos y psicopatologías, sino también para desarrollar el potencial humano y su realización.

Dentro de la corriente Humanista me he formado como:

«La paradoja curiosa es que cuando me acepto tal como soy, entonces es cuando puedo cambiar». (Carl Rogers)

La Psicoterapia es para mí una pasión y un reto constante, un camino de crecimiento personal infinito. Desarrollo valores personales como la compasión, la aceptación, el compromiso, la congruencia, la integración, el crecimiento y muchos otros. Es un honor para mí atender a otras personas en sus diferentes circunstancias vitales.