Técnicas de Respiración

 

Si nos fijamos en un bebé mientras duerme veremos cómo su barriguita se llena y desciende rítmicamente. Esto es debido a que los bebés respiran de forma natural y no se han viciado de los malos hábitos del día a día.

 

Una prueba sencilla y rápida para saber si nuestra respiración es diafragmática, consiste en ponerse de pie y colocar una mano sobre el pecho y otra sobre el estómago. Durante un minuto, respira con normalidad. Observa sus manos ¿cuál de ellas se mueve?

 

  • Si es la mano que está sobre el estómago, estás realizando una respiración diafragmática.
  • Si es la mano que está sobre el pecho, la respiración es pectoral o superficial, que es menos eficaz y no contribuye a relajarnos.

Podemos realizar un sencillo ejercicio para analizar y mejorar nuestra respiración. Deberás contar durante un minuto las veces que respiras (entendiendo como respiración completa cada vez que inspira aire y lo saca).

¿Cuántas veces has respirado en un minuto? Ahora probemos:

 

  • Inspira profundamente intentando desplazar el aire hacia el abdomen hasta que esté lleno (si le cuesta, hágalo llenando los pulmones). Contando 5 segundos de inhalación.
  • Aguanta el aire de 1 a 3 segundos.
  • Saca lentamente todo el aire hasta que no quede contando 5 segundos de exhalación.
  • Repita el ejercicio durante un minuto.

¿Cuántas veces has respirado en un minuto? ¿Has sentido algún cambio?

La respiración es esencial para la vida, una respiración correcta es una técnica eficaz para afrontar el estrés. Ha de ser natural, completa, tal como lo hacen los bebés. Es innata en el ser humano. Recuerde que una respiración correcta permite reducir la ansiedad, la tensión muscular y el cansancio.